Blog de gestión documental para empresas

Cómo identificar las necesidades tecnológicas de tu empresa

Vivimos sumergidos en la Era de la Información, de las prisas, de la inmediatez, de la competitividad, del aquí y ahora. Y eso nos lleva a ser más exigentes con la propia información y con los procesos que utilizamos para acceder a ella. En las empresas, como señala Alfons Cornella, consultor de innovación, “las necesidades de la información se sitúan en dos entornos diferentes: el más próximo, que incluye a clientes, competidores, proveedores, inversores, distribuidores y reguladores; y un entorno más remoto delimitado por la política, la economía la sociedad y la tecnología”.

El acceso a esta información es indispensable para realizar análisis de resultados y garantizar el buen funcionamiento de las compañías. Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) nos han trasladado a un universo innovador en el que necesitamos identificar los cambios y las tendencias que van a exigir una adaptación de sus estrategias a medio y largo plazo.

Por eso, hoy insistimos en identificar las necesidades tecnológicas a tiempo. ¿Y tú? ¿Ya has sentido la llamada?

 

Identificar las necesidades tecnológicas de tu compañía: 8 pasos

Tecnología, inteligencia competitiva, seguridad… Se están poniendo de moda muchísimos conceptos relacionados directamente con los avances tecnológicos y sus posibilidades de mejora.

En la actualidad, la tecnología es el gran recurso aliado de las empresas para alcanzar sus objetivos y aumentar su rentabilidad significativamente. Y no solo para aquellas PYMES que se encuentran en proceso de crecimiento, sino también para aquellas startups, o empresas emergentes, que están abriéndose hueco en el mercado.

Por eso, identificar las necesidades tecnológicas a tiempo es un paso ventajoso que aumenta nuestra competitividad. Te contamos cómo identificarlas:

  1. Valorar cuáles son las tecnologías que existen en la compañía en lo que se refiere a los procesos de producción, comunicación, operaciones, organización, etc. Este paso nos ayudará a conocer los puntos de mantenimiento y mejora.
  2. Hacer un filtrado de aquellas herramientas de las que ya se dispone para saber cuáles son las necesarias y si existen algunas de las que se pueda prescindir.
  3. Medir el grado de compromiso que tiene la empresa y sus profesionales con la implantación de la tecnología.
  4. Identificar el nivel de riesgo y cumplimiento, los costes de producción y el impacto que tiene la calidad.
  5. Conocer el estado de las estrategias de marketing dentro de la empresa para saber si se necesitan mejorar y, por tanto, invertir en CRMs o herramientas para su optimización, pues las tecnologías son cada vez más utilizadas para la promoción y la venta de los productos.
  6. Controlar el manejo de los documentos o papeles: si existen dificultades de acceso, el tiempo que se tarda en encontrar un determinado documento, el dinero que destina la empresa a la impresión, el espacio que ocupa, si se realizan tareas repetitivas, etc. La gestión documental inteligente con docunecta.com puede ayudarte con esto.
  7. Observar el funcionamiento de la Administración y el manejo que lleva a cabo de las cuentas, así como del diseño y la producción. ¿Qué programas o sistemas se están utilizando?
  8. ¿Tareas demasiado lentas? Debemos identificar si existe un trabajo ralentizado, pues es posible que nuestra empresa necesite invertir en tecnologías ágiles y automatizadas.

¿Crees que nos hemos dejado alguna necesidad sin nombrar? Háznoslo saber.

 

¿Quién es el responsable de identificar estas necesidades tecnológicas?

La persona encargada de identificar todas estas necesidades tecnológicas en la empresa es el CIO (Chief Information Officer). Es el responsable de todos los sistemas de las tecnologías de la información con las que cuenta en la empresa desde el punto de vista de la planificación. Por eso, cada vez es más habitual hablar de su presencia, pero ¿cómo puede evitar contratiempos? ¿Cuál es su principal objetivo?

  1. Fomentar la innovación y el cambio dentro de la empresa.
  2. Ofrecer soluciones flexibles, dinámicas, a medida y escalables.
  3. Promover el motor de cambio.
  4. Que todo esto no influya en la cultura empresarial y que cale de lleno en las personas.

¿Y tú? ¿Cómo estás orientando el uso de las TIC en tu empresa?